Cuatro valiosas lecciones aprendidas durante esta pandemia en Tinsa Ecuador

9 septiembre, 2020

Quizás sea pronto para hablar sobre las consecuencias de una pandemia que todavía no concluye. Sin embargo, en algunos ámbitos, tanto en la vida laboral como personal se pueden adelantar algunas lecciones aprendidas a partir de condiciones y resultados visibles.

La salud integral es prioridad

La salud va más allá de la ausencia de enfermedad Cuando se habla de que sea integral, se refiere a que debe existir un equilibrio entre los factores físicos, emocionales y sociales Esta crisis mundial nos deja claro que todos somos vulnerables y hemos de aprender a protegernos Sin embargo, cuidarnos los unos a los otros de forma altruista nos ha llevado a un camino de solidaridad nunca visto.

Cuida tu cuerpo, cuida tu mente y cuida tu espíritu Cuídate tú primero, para luego poder cuidar a los demás La salud nos permite seguir adelante.

Las crisis también traen oportunidades

El distanciamiento social como consecuencia de la pandemia nos ha obligado a llevar a cabo actividades cotidianas de una forma diferente. La crisis de salud mundial probablemente marque un antes y un después y probablemente, a las repercusiones actuales, se sumen progresivamente más cambios en un futuro cercano. Pero crisis como ésta también pueden ser aprovechadas para generar nuevas iniciativas en todos los ámbitos. De seguro, a más de uno le surgieron ideas e incluso finalmente pudieron hacer algo que habían postergado por “falta de tiempo”. Estas oportunidades son esas luces que necesitamos al final del túnel y Tinsa Ecuador las aprovecha.

La importancia de la información y el lenguaje

Las palabras importan y la información que se difunde aún más. La forma en que los gobiernos, la sociedad científica y los medios hablan de un tema es fundamental. Es muy importante saber identificar aquellos medios más veraces e imparciales.

Se requiere información correcta y accesible con un lenguaje que no estigmatice o infunda miedo.
En este momento de tanta incertidumbre y desorden, es crucial filtrar la información que estamos consumiendo, pero más aún la información que estamos compartiendo. Siempre – y enfatizo esto repetidamente -, siempre que uno difunde una noticia, ha de corroborar las fuentes y verificar que es 100% real.

El compromiso social y con la comunidad

La solidaridad no es una asignatura optativa o circunstancial, sino un valor eficaz frente a una epidemia. Es importante entender que hay que cuidarnos unos a otros, apoyándonos y protegiéndonos, siendo responsables con nuestras acciones, como, por ejemplo, con algo tan simple como llevar una mascarilla al salir de casa. Ahora más que nunca, las redes de apoyo comunitario y la solidaridad son primordiales, sobre todo en la oficina.

Algo que hemos aprendido a raíz de la pandemia es que los cambios no siempre son por decisión propia. Aceptarlos y aprender a sobrellevarlos de la mejor manera, tanto en la vida laboral como personal.

¿Será esta crisis sea una gran oportunidad de aprendizaje?

Evidentemente lo será. Ojalá este virus nos ayude a transformarnos en una sociedad mejor formada y en individuos más resilientes y empáticos. De todas maneras, la vida nos seguirá regalando lecciones que nos ayudan a crecer…, así que ¡Ánimo! De esta vamos a salir adelante juntos.